microbio.es.

microbio.es.

Los microorganismos en la descomposición de materia orgánica

Los microorganismos en la descomposición de materia orgánica

La materia orgánica es un compuesto químico que está formado por moléculas de carbono. Esta materia orgánica se encuentra en distintos tipos de elementos como plantas, animales y organismos muertos. La descomposición de la materia orgánica es crucial para que el ecosistema funcione de manera eficiente. Los microorganismos juegan un papel fundamental en el proceso de degradación de la materia orgánica, ya que son los encargados de descomponer los compuestos orgánicos que conforman la materia.

Los microorganismos que se encargan de la descomposición de la materia orgánica se conocen como microorganismos descomponedores o descomponedores primarios. Estos microorganismos son bacterias y hongos que se alimentan de la materia orgánica y la descomponen en compuestos simples, como dióxido de carbono, agua y sales minerales. La actividad de los microorganismos descomponedores es vital para mantener el equilibrio en el ciclo de la materia orgánica.

En este artículo, abordaremos el proceso de descomposición de materia orgánica y explicaremos el papel que juegan los microorganismos en este proceso.

El proceso de descomposición de materia orgánica

La descomposición de la materia orgánica comienza inmediatamente después de que el organismo muere. Los microorganismos que se encuentran presentes en el área comienzan a descomponer la materia orgánica. El proceso comienza con la degradación de las proteínas y las grasas en aminoácidos y ácidos grasos libres respectivamente. Estos compuestos simples son entonces descompuestos en compuestos más simples, como el amoníaco y la urea. La urea es descompuesta por las bacterias y se libera amoníaco.

El amoníaco es oxidado por las bacterias nitrificantes en nitrito. Los nitritos son oxidados a nitratos por otras bacterias, conocidas como bacterias nitrificadoras. Los nitratos se convierten entonces en gas nitrógeno por las bacterias desnitrificantes.

Los hidratos de carbono son descompuestos por las bacterias fermentativas en ácidos orgánicos. Los ácidos orgánicos son convertidos en acetato y dióxido de carbono por las bacterias acetogénicas. El acetato es oxidado por las bacterias metanogénicas en metano.

Los microorganismos en la descomposición de materia orgánica

Los microorganismos que se encargan de la descomposición de la materia orgánica son principalmente bacterias y hongos. Las bacterias son los microorganismos más comunes en la descomposición de materia orgánica. Estos microorganismos son capaces de transformar la materia orgánica en compuestos inorgánicos simples. Existen distintos tipos de bacterias que se encargan de la descomposición de la materia orgánica.

Las bacterias fermentativas son las primeras en actuar en el proceso de descomposición. Estas bacterias descomponen los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas a través de la fermentación. La fermentación es una forma de metabolismo anóxico que produce ácidos en lugar de dióxido de carbono como producto final. Las bacterias fermentativas son anaerobias facultativas, lo que significa que pueden vivir en un ambiente con o sin oxígeno.

Las bacterias acidogénicas convierten los ácidos producidos por las bacterias fermentativas en ácidos grasos de cadena corta como el acetato. Las bacterias acetogénicas oxidan los ácidos grasos de cadena corta en acetato y dióxido de carbono. Estas bacterias producen hidrógeno y dióxido de carbono como productos secundarios.

Las bacterias metanogénicas son las encargadas de convertir el acetato y el hidrógeno en metano y dióxido de carbono durante la última etapa de la descomposición. Estas bacterias son productoras de metano y se encuentran en ambientes anaerobios.

Los hongos también tienen un papel importante en la descomposición de la materia orgánica. Los hongos son los principales degradadores de la celulosa y la lignina, que son componentes de la pared celular de las plantas. Estos compuestos son difíciles de digerir para las bacterias fermentativas, por lo que los hongos son los encargados de descomponerlos. Los hongos producen enzimas que descomponen las cadenas de celulosa en componentes más simples que pueden ser utilizados como fuente de energía por otros microorganismos.

Los microorganismos involucrados en la descomposición de la materia orgánica trabajan de manera conjunta y complementaria para descomponer los compuestos orgánicos en compuestos simples. Cada uno de ellos cumple una función específica en el proceso de descomposición.

Factores que afectan la descomposición de materia orgánica

La velocidad a la que se lleva a cabo el proceso de descomposición de la materia orgánica depende de varios factores. Algunos de los factores que afectan la velocidad de la descomposición son:

1. La cantidad de materia orgánica presente. Cuanta mayor cantidad de materia orgánica haya, más tiempo tardará en descomponerse.

2. La temperatura. La velocidad a la que se lleva a cabo la descomposición es mayor a temperaturas cálidas.

3. La humedad. La descomposición es más rápida en ambientes húmedos.

4. La composición de la materia orgánica. Algunos materiales, como la celulosa y la lignina, son más difíciles de descomponer que otros.

5. El pH. El pH influye en la actividad de los microorganismos. Algunas bacterias tienen un rango de pH óptimo en el que pueden trabajar.

6. La presencia de oxígeno. Los microorganismos aerobios necesitan oxígeno para su actividad. Los microorganismos anaerobios no necesitan oxígeno.

Conclusiones

Los microorganismos cumplen un papel fundamental en el proceso de descomposición de la materia orgánica. Estos microorganismos descomponen los compuestos orgánicos en compuestos simples que pueden ser utilizados por otros organismos. La actividad de los microorganismos es vital para mantener el equilibrio en el ciclo de la materia orgánica.

La descomposición de la materia orgánica es un proceso complejo que se lleva a cabo a través de distintas etapas. En cada etapa, los microorganismos desempeñan un papel específico en el proceso. La velocidad a la que se lleva a cabo la descomposición depende de varios factores, como la cantidad de materia orgánica presente, la temperatura, la humedad y la presencia de oxígeno.

En conclusión, los microorganismos son los encargados de mantener el equilibrio en el ecosistema a través de la descomposición de la materia orgánica. Su actividad es fundamental para el funcionamiento del ciclo de la materia orgánica.