microbio.es.

microbio.es.

Los microorganismos en la bioremediación de contaminantes orgánicos volátiles

Los microorganismos en la bioremediación de contaminantes orgánicos volátiles

Introducción

Los contaminantes orgánicos volátiles (COV) son sustancias químicas que se liberan al ambiente en forma de gases. Son producidos por la industria química, la agricultura, el transporte y la combustión de combustibles fósiles. La exposición a estos compuestos puede ser peligrosa para la salud humana y el medio ambiente. Por esta razón, la bioremediación de COV se ha convertido en una alternativa prometedora y sostenible para reducir la contaminación ambiental.

¿Qué es la bioremediación?

La bioremediación es un proceso natural que utiliza microorganismos para degradar compuestos contaminantes en el medio ambiente. Los microorganismos son organismos vivos como bacterias, hongos y algas, que tienen la capacidad de metabolizar los contaminantes y transformarlos en sustancias no tóxicas. Este proceso se lleva a cabo en el suelo, agua y aire.

Tipos de COV

Existen diferentes tipos de COV, la mayoría de ellos con efectos nocivos para la salud humana y el medio ambiente. Entre ellos se encuentran el benceno, el cloroformo, el tetracloruro de carbono, el tricloroetileno, entre otros. Estos COV pueden ser desechados por la industria química, la minería, la agricultura, los vertederos y la combustión de combustibles fósiles.

Bioremediación de COV

La bioremediación de COV es una de las formas más eficaces para reducir la contaminación ambiental. Esta técnica utiliza microorganismos para degradar los contaminantes en sustancias menos tóxicas. Los microorganismos utilizados en esta técnica son seleccionados por su capacidad de metabolizar los contaminantes y su capacidad de resistir las condiciones ambientales extremas.

Hay diferentes técnicas de bioremediación de COV, entre los que se incluyen biodegradación aerobia, biodegradación anaerobia, fitorremediación, biofiltración y bioconcentración. La elección de la técnica depende del tipo y la cantidad de COV presentes en el ambiente.

Biodegradación aerobia

La biodegradación aerobia utiliza microorganismos que necesitan oxígeno para metabolizar los contaminantes. Esta técnica se utiliza para degradar COV en la atmósfera y en la superficie del suelo. En este proceso los COV se convierten en dióxido de carbono y agua.

Biodegradación anaerobia

La biodegradación anaerobia utiliza microorganismos que no necesitan oxígeno para metabolizar los contaminantes. Esta técnica se utiliza para degradar COV en el subsuelo y la fosa séptica. En este proceso los COV se convierten en metano y dióxido de carbono.

Fitorremediación

La fitorremediación utiliza plantas para degradar los contaminantes. Las plantas eliminan los COV a través de la fotosíntesis y la absorción de nutrientes. Esta técnica se utiliza en áreas donde el suelo no es adecuado para las técnicas de biodegradación.

Biofiltración

La biofiltración utiliza microorganismos que se adhieren a un sustrato sólido, como tierra, arena o paja, para degradar los contaminantes. El aire contaminado se hace pasar a través del sustrato sólido, donde los contaminantes se adhieren a los microorganismos y son metabolizados.

Bioconcentración

La bioconcentración utiliza microorganismos para acumular los contaminantes en su cuerpo. Estos microorganismos luego se utilizan para eliminar los contaminantes del ambiente. Esta técnica se utiliza en áreas donde la concentración de COV es muy alta y no se puede utilizar una técnica de biodegradación.

Conclusiones

La bioremediación de COV es una técnica prometedora y sostenible para reducir la contaminación ambiental. Los microorganismos son los principales actores en este proceso, y se pueden utilizar diferentes técnicas para degradar COV en el ambiente. La selección de la técnica depende del tipo y la cantidad de COV presentes en el ambiente.

En conclusión, la bioremediación de COV es una alternativa eficaz para reducir la contaminación ambiental. La investigación en esta área debe continuará para desarrollar nuevas técnicas y mejorar las técnicas existentes. El uso de la bioremediación nos permitirá proteger la salud humana y el medio ambiente a largo plazo.