microbio.es.

microbio.es.

Las formas inusuales de transmisión de los parásitos

Introducción

Los parásitos son organismos que viven a expensas de otros seres vivos llamados huéspedes. Estos pueden ser humanos, animales o plantas, y los parásitos pueden causar diversas enfermedades que van desde leves hasta graves e incluso mortales. La transmisión de estos parásitos suele darse a través de diferentes medios, que van desde la ingesta de alimentos contaminados hasta la picadura de insectos. Sin embargo, existen formas inusuales de transmitir estos organismos, que pueden pasar desapercibidas pero que son importantes conocer.

Transmisión por artrópodos no picadores

Los artrópodos son un grupo de invertebrados que incluye insectos, arañas y crustáceos. Muchos de estos animales son conocidos por transmitir parásitos mediante su picadura, como las garrapatas y los mosquitos. Sin embargo, también existen especies de artrópodos que no picotean, pero que pueden ser igualmente peligrosos. Uno de ellos es el ácaro del polvo doméstico, que se alimenta de células muertas de la piel humana y animal. Este ácaro puede transmitir el parásito Dermatophagoides pteronyssinus, que causa alergias e incluso asma en algunas personas.

Transmisión por alimentos

La mayoría de los parásitos que se transmiten por alimentos lo hacen a través de la ingesta de alimentos contaminados con sus huevos o larvas. Sin embargo, algunos parásitos pueden vivir dentro de los alimentos y sobrevivir a los procesos de cocción, como el Anisakis simplex, un parásito que se encuentra en el pescado crudo o poco cocido. Al ingerir este pescado, el parásito puede alojarse en el estómago o el intestino del huésped, causando dolor abdominal, náuseas y vómitos.

Transmisión por contacto directo

Algunas especies de parásitos pueden transmitirse por contacto directo de personas o animales infectados. Esto ocurre con el parásito Sarcoptes scabiei, que causa la sarna en humanos y animales. Este parásito se transmite por contacto piel con piel, y puede infestar la piel de la cabeza, el cuello, las manos y los pies. La sarna causa picor intenso y lesiones cutáneas muy molestas.

Transmisión por vía sexual

La transmisión de parásitos por vía sexual es poco común, pero existe. Un ejemplo es el parásito Trichomonas vaginalis, responsable de la tricomoniasis, una infección de transmisión sexual. Este parásito vive en la vagina o el pene y puede causar irritación, picor, flujo vaginal y, en algunos casos, dolor durante las relaciones sexuales. Es importante mencionar que no todas las infecciones por Trichomonas vaginalis causan síntomas.

Conclusiones

Las formas inusuales de transmisión de los parásitos existen y es importante conocerlas para prevenir su propagación y sus consecuencias para la salud. Además de las formas más conocidas, como la ingesta de alimentos contaminados o la picadura de insectos, existen otras vías menos comunes, como el contacto directo con personas o animales infectados, la transmisión por vía sexual o incluso la presencia de parásitos en alimentos cocidos. Es fundamental mantener hábitos de higiene adecuados y tomar medidas preventivas para evitar la infección por estos organismos.