microbio.es.

microbio.es.

Las células del sistema inmunológico: su función y características

Introducción

El sistema inmunológico es una defensa vital del cuerpo humano contra patógenos como las bacterias, virus, hongos y parásitos. Las células inmunitarias son las que componen el sistema inmunológico. En esta artículo, exploraremos las diferentes células del sistema inmunológico, su función y características.

Células Innatas

Células Natural Killer (NK)

Las células NK son células asesinas naturales presentes en la circulación sanguínea y en los tejidos linfáticos. Aunque tienen un papel importante en la función inmunológica innata, están principalmente involucradas en la identificación y destrucción de células anormales o infectadas por virus. A diferencia de otras células inmunitarias, las células NK pueden detectar y matar células infectadas sin la necesidad de una respuesta previa de anticuerpos o células T. Además, también participan en la regulación de las respuestas inmunitarias y el mantenimiento del equilibrio inmunológico.

Células Dendríticas

Las células dendríticas son células de captura de antígenos que atienden a diferentes órganos linfoides. En los tejidos, las células dendríticas maduran y luego migran a los ganglios linfáticos, donde presentan el antígeno a las células T. Las células dendríticas tienen una habilidad inigualable para activar células T y, por lo tanto, son células antígeno-presentadoras (APCs) centrales en la iniciación y regulación de las respuestas inmunitarias adaptativas.

Neutrófilos

Los neutrófilos son células inmunitarias más abundantes en la circulación de los humanos, representando alrededor del 70% de las células blancas de la sangre. Son los primeros en llegar al sitio de la lesión o infección. Además, pueden fagocitar y matar microorganismos y células infectadas a través de una variedad de mecanismos antimicrobianos.

Macrófagos

Los macrófagos son células comunes en la mayoría de los tejidos del cuerpo y se originan a partir de precursores mononucleares. Estas células fagocitan y degradan microorganismos invasores y células infectadas. Además, también pueden presentar antígenos a células T para iniciar una respuesta inmunitaria adaptativa. Los macrófagos son importantes en la eliminación de células apoptóticas y el mantenimiento de la homeostasis tisular.

Mastocitos

Los mastocitos son células tisulares distribuidas ampliamente en los tejidos del cuerpo, especialmente en la piel y las mucosas. Estas células participan en la respuesta inflamatoria y la reparación tisular. Los mastocitos liberan una variedad de sustancias químicas, como histamina, que desencadenan la inflamación. También han demostrado tener un papel defensor contra ciertos parásitos.

Células Adaptativas

Células T

Los linfocitos T son células inmunitarias adaptativas que se generan en la médula ósea y se diferencian en el timo. Después de la activación del antígeno, las células T se dividen para producir células T efectoras que actúan en respuesta a la inmunidad celular y células T de memoria que pueden responder rápidamente en el futuro. Los linfocitos T participan en la respuesta inmunitaria contra infecciones por virus, células tumorales y otros antígenos intracelulares. Además, también son importantes en la respuesta inmunitaria mediada por anticuerpos.

Células B

Los linfocitos B son células pluripotentes que se originan en la médula ósea y maduran en células plasmáticas productoras de anticuerpos o células B de memoria. Las células B son células antígeno-presentadoras, es decir, pueden presentar antígenos a células T que esperan su estímulo para activarse. Además de su papel como anticuerpos no específicos, los anticuerpos producidos por células plasmáticas identifican y eliminan microorganismos invasores, toxinas, y células infectadas. Las células B también están involucradas en la activación de la respuesta inmunitaria celular.

Células Asesinas Inducidas por Antígeno (AIK)

Las células T asesinas inducidas por antígeno son subconjuntos de células T citotóxicas que se vuelven activas por presentación de antígeno. Al igual que las células NK, las AIK pueden matar células infectadas y anormales sin la necesidad de una respuesta previa de anticuerpos o células T.

Conclusión

En conclusión, las células que forman el sistema inmunológico son una parte vital de nuestro cuerpo. Cada tipo de célula inmunitaria desempeña un papel crítico en la identificación y eliminación de patógenos en nuestro cuerpo. Comprender la función y las características de las diferentes células inmunitarias puede hacernos apreciar mejor el extraordinario poder del cuerpo humano en defensa propia.