microbio.es.

microbio.es.

La salmonela: una bacteria patógena frecuente en alimentos crudos

La salmonela: una bacteria patógena frecuente en alimentos crudos

Los alimentos crudos pueden ser deliciosos, pero también pueden ser una fuerte fuente de bacterias patógenas como la Salmonella. Los brotes de Salmonella pueden ser un gran problema cuando se trata de alimentos crudos, especialmente carnes crudas, huevos y verduras.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la Salmonella es la bacteria más comúnmente reportada en enfermedades transmitidas por alimentos. Más de un millón de personas al año pueden contraer una infección por Salmonella en los Estados Unidos.

La Salmonella infecta el intestino delgado y después se mueve hacia otras partes del cuerpo mediante la sangre. Si no se trata, la Salmonella puede ser fatal en algunos casos, especialmente en personas con sistemas inmunológicos debilitados.

Los síntomas de la infección por Salmonella generalmente aparecen entre 12 y 72 horas después de la exposición al patógeno. Los síntomas pueden incluir fiebre, calambres abdominales, náuseas, vómitos y diarrea. En casos graves, las personas pueden requerir hospitalización y tratamiento con antibióticos.

Aquí hay un vistazo más detallado a la Salmonella y cómo entran en los alimentos crudos:

¿Qué es la Salmonella?

La Salmonella es un género de bacterias patógenas que pueden contaminar los alimentos crudos, especialmente carnes crudas, pero también pueden estar presentes en otros alimentos como huevos y verduras crudas.

Las bacterias Salmonella tienen forma de bastón y se mueven mediante pequeñas estructuras llamadas flagelos que les permiten navegar por los fluidos del cuerpo, por ejemplo, la sangre, para propagar la infección.

¿Cómo entra la Salmonella en los alimentos crudos?

Hay varias formas en que la Salmonella puede entrar en los alimentos crudos. Una de las formas más comunes es a través del contacto con animales infectados.

Los animales pueden ser portadores de la bacteria sin mostrar síntomas de enfermedad. La carne de animales infectados puede contener la bacteria, así como los huevos producidos por aves infectadas.

También puede haber contaminación cruzada en la cocina. Si se usa la misma tabla de cortar para preparar carne cruda y verduras crudas, por ejemplo, puede haber una transferencia de Salmonella entre los alimentos.

¿Cómo se previene la infección por Salmonella?

Es importante tomar medidas para reducir el riesgo de infección por Salmonella. Aquí hay algunas pautas básicas a seguir:

- Cocinar los alimentos crudos a temperaturas seguras. Para las carnes, la temperatura debe ser de al menos 160 grados Fahrenheit y para los huevos, se deben cocinar hasta que la yema y la clara estén firmes.

- Lavar las manos y los utensilios de cocina. Lave las manos con agua caliente y jabón antes de cocinar y después de manipular alimentos crudos. Utilice utensilios y superficies separadas para los alimentos crudos y los cocidos.

- Lave las verduras crudas con agua fría. Aunque no es probable que las verduras crudas estén contaminadas con la Salmonella, lavarlas puede reducir el riesgo de infección.

- Evite comer alimentos crudos. Los alimentos crudos como la carne y los huevos son las formas más comunes de infección por Salmonella, así que es mejor cocinarlos antes de comerlos.

¿Qué debe hacer si cree que tiene una infección por Salmonella?

Si cree que puede tener una infección por Salmonella, es importante buscar atención médica lo antes posible. La Salmonella puede ser fatal en algunos casos, especialmente en personas con sistemas inmunológicos debilitados.

Hable con su médico acerca de los síntomas que está experimentando. Es posible que su médico le recomiende una prueba de heces para confirmar la presencia de Salmonella.

Si se confirma que tiene una infección por Salmonella, es importante evitar propagar la infección a otros. Lávese las manos con frecuencia y evite preparar alimentos para otras personas mientras esté enfermo.

En resumen, la infección por Salmonella es una preocupación común en relación a los alimentos crudos, y puede tener graves consecuencias para la salud. Es importante seguir medidas preventivas y buscar atención médica si se sospecha de una infección por Salmonella.