microbio.es.

microbio.es.

La Escherichia coli productora de toxina Shiga: un peligro para la salud pública

Introducción

La Escherichia coli productora de toxina Shiga es una bacteria que puede causar una enfermedad grave en los humanos. A menudo se la conoce como E. coli O157:H7. Esta bacteria se encuentra en el intestino de los seres humanos y animales de sangre caliente. En la mayoría de los casos, no causa problemas, pero cuando produce la toxina Shiga, puede causar una enfermedad llamada síndrome urémico hemolítico (SUH), que puede ser mortal.

¿Qué es la toxina Shiga?

La toxina Shiga es una proteína producida por algunas cepas de E. coli. Esta toxina es muy similar a la toxina producida por la bacteria que causa la disentería amebiana. Una vez que se ingiere la toxina, se adhiere a las células del intestino y causa daño en los vasos sanguíneos. Esto puede provocar diarrea con sangre, fiebre, dolor abdominal y vómitos. En algunos casos, la infección puede causar un síndrome urémico hemolítico (SUH), que puede ser mortal.

¿Cómo se transmite la E. coli con la toxina Shiga?

La E. coli con la toxina Shiga se transmite a través del contacto con las heces de animales infectados, como vacas, ovejas y cabras. Se puede adquirir la infección comiendo alimentos contaminados, como carne cruda o poco cocida, productos lácteos no pasteurizados o verduras mal lavadas. También se puede contraer la infección al nadar en aguas contaminadas o al estar en contacto con personas infectadas.

Síntomas de la infección por E. coli con la toxina Shiga

Los síntomas de la infección por E. coli con la toxina Shiga pueden incluir diarrea con sangre, fiebre, dolor abdominal y vómitos. En algunos casos, la infección puede causar un síndrome urémico hemolítico (SUH), que puede ser mortal. Los síntomas del SUH pueden incluir fatiga, irritabilidad, hematomas y sangrado en la piel, dificultad para respirar, cambios en la orina y convulsiones.

Tratamiento de la infección por E. coli con la toxina Shiga

No hay una cura para la infección por E. coli con la toxina Shiga. El tratamiento se centra en aliviar los síntomas y prevenir complicaciones. Las personas que tienen diarrea deben beber líquidos para evitar la deshidratación. También se pueden recetar antibióticos para prevenir el síndrome urémico hemolítico (SUH), pero su uso no está exento de controversia. En algunos casos, los pacientes con síntomas graves pueden requerir hospitalización.

Prevención de la infección por E. coli con la toxina Shiga

La mejor manera de prevenir la infección por E. coli con la toxina Shiga es tomar medidas para evitar la exposición a la bacteria. Esto incluye cocinar la carne de res a temperatura adecuada, lavar bien las verduras y frutas y no beber leche sin pasteurizar. También es importante lavarse las manos con frecuencia, especialmente después de usar el baño y antes de preparar alimentos.

Conclusión

La Escherichia coli productora de toxina Shiga es una bacteria peligrosa que puede causar una enfermedad grave en los humanos. La infección se transmite a través del contacto con las heces de animales infectados y el consumo de alimentos contaminados. Los síntomas de la infección pueden incluir diarrea con sangre, fiebre, dolor abdominal y vómitos. En algunos casos, la infección puede causar un síndrome urémico hemolítico (SUH), que puede ser mortal. La mejor manera de prevenir la infección es tomar medidas para evitar la exposición a la bacteria.