microbio.es.

microbio.es.

La eliminación de las enfermedades tropicales parasitarias como objetivo de la OMS

La eliminación de las enfermedades tropicales parasitarias como objetivo de la OMS

Las enfermedades tropicales parasitarias son un conjunto de enfermedades que afectan a millones de personas en todo el mundo. Estas enfermedades tienen su origen en bacterias, virus, hongos, parásitos y otros microorganismos que se transmiten por insectos, agua, alimentos o contacto directo entre personas. Entre las enfermedades más comunes se encuentran la malaria, la enfermedad de Chagas, la leishmaniasis, la filariasis, la oncocercosis, la esquistosomiasis, la tripanosomiasis africana y la lepra.

Aunque la mayoría de estas enfermedades son prevenibles y curables, su alto costo, limitado acceso a los servicios de salud y la insuficiente inversión en investigación y desarrollo han hecho que se conviertan en un problema de salud pública en países con bajos recursos económicos. Es por esto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha establecido la eliminación de estas enfermedades tropicales parasitarias como uno de sus objetivos principales.

La OMS ha propuesto un conjunto de estrategias para prevenir y controlar estas enfermedades, entre las que se incluyen la distribución masiva de medicamentos, el mejoramiento de sistemas de vigilancia y seguimiento, el desarrollo de nuevas herramientas de diagnóstico y tratamiento, y la eliminación de los insectos vectores que transmiten estas enfermedades.

Una de las enfermedades tropicales parasitarias más extendidas es la malaria, que afecta a millones de personas cada año en todo el mundo. La malaria es causada por el parásito Plasmodium y es transmitida por mosquitos. La OMS ha establecido el objetivo de una reducción sustancial de la mortalidad de la malaria y una eliminación en al menos 35 países para el año 2030. Esta estrategia se basa en la distribución de mosquiteros tratados con insecticidas, el suministro de medicamentos antimaláricos y el mejoramiento de los sistemas de vigilancia y seguimiento de casos.

Otra de las estrategias de la OMS es la eliminación de los insectos vectores que transmiten enfermedades como la enfermedad de Chagas o la leishmaniasis, gracias a la utilización de insecticidas y otros tratamientos específicos. La leishmaniasis, por ejemplo, se transmite a través de la picadura de flebotomos infectados con el parásito Leishmania. En este caso, la OMS ha establecido el objetivo de reducir la incidencia de la leishmaniasis en un 90% para el año 2030.

Además, la OMS ha establecido el objetivo de erradicar la filariasis linfática, una enfermedad parasitaria transmitida por mosquitos que afecta a más de 100 millones de personas en todo el mundo. La filariasis linfática causa inflamación en los ganglios linfáticos y en los vasos sanguíneos, lo que puede conducir a una discapacidad permanente. El plan de la OMS para la erradicación de la filariasis linfática se basa en la administración masiva de medicamentos, la eliminación de los insectos vectores y la mejora de los sistemas de vigilancia y seguimiento.

Por otra parte, la OMS también ha establecido el objetivo de eliminar la oncocercosis, una enfermedad parasitaria transmitida por la picadura de moscas negras infectadas con el parásito Onchocerca volvulus. Esta enfermedad es la causa principal de ceguera en países de África y América Latina, y puede ser tratada con una combinación de medicamentos que elimina el parásito adulto y sus larvas. El plan de la OMS para la eliminación de la oncocercosis se basa en la distribución masiva de medicamentos y la eliminación de los insectos vectores.

En conclusión, la eliminación de las enfermedades tropicales parasitarias como objetivo de la OMS es un paso crucial para mejorar la salud de millones de personas en todo el mundo. La aplicación de las estrategias propuestas por la OMS puede llevar a la erradicación de enfermedades como la filariasis, la oncocercosis y la lepra, aunque aún queda un largo camino por recorrer. Es necesario invertir en investigación y desarrollo de nuevas herramientas, mejorar el acceso a los servicios de salud y fortalecer los sistemas de vigilancia y seguimiento para lograr una eliminación exitosa de estas enfermedades.