microbio.es.

microbio.es.

La biotecnología aplicada en la producción y uso de bacteriófagos

Introducción

En la última década, la biotecnología ha experimentado un gran desarrollo en la producción y uso de bacteriófagos. Los bacteriófagos, también llamados fagos, son virus que infectan bacterias y se utilizan como herramientas biotecnológicas para controlar infecciones bacterianas, tanto en humanos como en animales y plantas.

Historia de los bacteriófagos

Los bacteriófagos fueron descubiertos por el bacteriólogo Felix d'Herelle en 1917. En ese momento, d'Herelle estaba trabajando en un hospital militar francés tratando de combatir una epidemia de disentería. Observó que filtrando el contenido intestinal de los pacientes a través de filtros de porcelana, podía eliminar las bacterias causantes de la enfermedad. D'Herelle concluyó que un agente infeccioso desconocido estaba causando la disminución de las bacterias. D'Herelle nombró a este agente “bacteriófago”, que significa "El devorador de bacterias". D'Herelle también encontró bacteriófagos para varias otras bacterias y desarrolló terapias basadas en fagos para tratar enfermedades bacterianas.

Producción de bacteriófagos

La producción de bacteriófagos implica el cultivo de bacterias y la infección de dichas bacterias con bacteriófagos para aumentar el número de partículas virales. La producción a gran escala de bacteriófagos se lleva a cabo en biorreactores que proporcionan las condiciones óptimas para el crecimiento de las bacterias y la producción de bacteriófagos. El uso de bacteriófagos para el control de infecciones en humanos y animales ha sido objeto de mucho interés en los últimos años. La producción comercial de bacteriófagos se ha convertido en una industria en rápida expansión debido a la creciente resistencia a los antibióticos. Los bacteriófagos se están considerando como una alternativa efectiva a los antibióticos y pueden ser producidos específicamente para una cepa bacteriana determinada.

Aplicaciones de los bacteriófagos

Aplicaciones médicas

Los bacteriófagos tienen un gran potencial para controlar las infecciones bacterianas en humanos. Se está trabajando activamente en el desarrollo de terapias basadas en fagos para tratar infecciones bacterianas que son resistentes a los antibióticos. También se están desarrollando fagos para tratar infecciones adquiridas en el hospital. Los fagos también se están utilizando para el diagnóstico de infecciones bacterianas. En lugar de esperar los resultados de los cultivos bacterianos, los fagos pueden detectar rápidamente la presencia de bacterias y proporcionar un diagnóstico más rápido y preciso.

Aplicaciones en la industria alimentaria

Los bacteriófagos también tienen aplicaciones importantes en la industria alimentaria. Por ejemplo, los fagos se pueden utilizar para controlar las infecciones bacterianas en la carne, el pescado y los productos lácteos. Los fagos también se pueden utilizar para el control de las bacterias patógenas en frutas y verduras.

Aplicaciones en la agricultura

Los fagos también tienen un gran potencial en la agricultura. Los fagos se pueden utilizar para controlar las infecciones bacterianas en los cultivos, incluyendo frutas, verduras y cereales. También se están desarrollando fagos para controlar las infecciones bacterianas en los animales de granja.

Beneficios y desafíos de los bacteriófagos

Beneficios

Los bacteriófagos ofrecen una alternativa efectiva a los antibióticos para el control de las infecciones bacterianas. Los fagos son altamente específicos para una cepa bacteriana determinada y no dañan las bacterias beneficiosas en nuestro cuerpo. Además, los fagos son capaces de prevenir la formación de bacterias resistentes a los antibióticos.

Desafíos

Uno de los principales desafíos asociados con el uso de bacteriófagos es que no pueden matar todas las bacterias en una población. Además, las bacterias pueden desarrollar resistencia a los fagos si se utilizan de manera inapropiada. Por lo tanto, es importante utilizar fagos específicos para la bacteria y en concentraciones adecuadas.

Conclusiones

La biotecnología aplicada en la producción y uso de bacteriófagos es una área de creciente interés para el control de las infecciones bacterianas en humanos, animales y plantas, y para la industria alimentaria y agrícola. Los fagos ofrecen una alternativa efectiva a los antibióticos para el control de las infecciones bacterianas, pero deben ser utilizados de manera responsable para evitar la resistencia bacteriana. Los desarrollos futuros en la producción y uso de bacteriófagos pueden proporcionar soluciones innovadoras para los desafíos relacionados con las infecciones bacterianas en todo el mundo.