microbio.es.

microbio.es.

Descubriendo nuevos microorganismos en el suelo

Descubriendo nuevos microorganismos en el suelo

Introducción

El suelo es un ecosistema complejo en el que interactúan microorganismos, plantas y animales. La comunidad microbiana del suelo es fundamental para la salud y el funcionamiento de los ecosistemas terrestres, ya que realiza procesos importantes como la mineralización de los nutrientes y la formación de la estructura del suelo. Además, los microorganismos del suelo tienen potencial para la producción de enzimas, biocombustibles y otros productos industriales.

Microorganismos del suelo: una riqueza por descubrir

A pesar de la importancia de los microorganismos del suelo, se estima que más del 99% de las especies aún no han sido descritas. Esto se debe en parte a la dificultad de cultivar y estudiar microorganismos en el laboratorio, ya que muchas especies del suelo tienen requerimientos nutricionales complejos y no se pueden reproducir en medios de cultivo artificiales. Por lo tanto, gran parte de la diversidad microbiana del suelo permanece desconocida.

Sin embargo, en las últimas décadas se han desarrollado nuevas técnicas para estudiar la microbiota del suelo sin la necesidad de cultivar los microorganismos. Estas técnicas están basadas en la secuenciación masiva del ADN y RNA, lo que permite identificar los microorganismos presentes en una muestra y conocer su diversidad y funcionalidad. Además, estas técnicas permiten estudiar la comunicación y la interacción entre los microorganismos presentes en el suelo.

Los microorganismos del suelo se organizan en una jerarquía de comunidades

La comunidad microbiana del suelo se organiza en tres niveles jerárquicos: comunidad funcional, comunidad taxonómica y comunidad ecológica. La comunidad funcional está formada por aquellos microorganismos que comparten una función común, como la fijación de nitrógeno o la degradación de contaminantes. La comunidad taxonómica está formada por aquellos microorganismos que comparten similitudes en su secuencia de ADN, es decir, pertenecen a la misma especie o género. Por último, la comunidad ecológica está formada por aquellos microorganismos que comparten un mismo hábitat y interactúan entre sí.

Cada nivel de organización tiene su propia complejidad y diversidad. Por ejemplo, la comunidad funcional puede estar formada por diferentes especies o géneros de microorganismos que realizan la misma función, mientras que la comunidad taxonómica puede estar formada por diferentes cepas de la misma especie. La comunidad ecológica es la que contiene mayor diversidad, ya que incluye a todos los microorganismos presentes en el suelo y sus interacciones.

La función de los microorganismos del suelo

Los microorganismos del suelo tienen funciones clave en los ecosistemas terrestres. Una de sus funciones principales es la mineralización de los nutrientes orgánicos, convirtiéndolos en forma disponible para las plantas. Esto es especialmente importante en ecosistemas pobres en nutrientes, como los bosques templados y los pastizales del África subsahariana.

Otra función principal de los microorganismos del suelo es la degradación de contaminantes. Los contaminantes pueden ser compuestos orgánicos, como los hidrocarburos aromáticos policíclicos y los plaguicidas, o compuestos inorgánicos, como el arsénico y el cianuro. Los microorganismos del suelo tienen la capacidad de degradar la mayoría de estos contaminantes, mediante procesos de oxidación y reducción.

Además, los microorganismos del suelo tienen funciones importantes en las relaciones planta-microorganismo, como la fijación de nitrógeno atmosférico por las bacterias de la familia Rhizobiaceae, la promoción del crecimiento de la planta por las bacterias del género Bacillus y la protección de la planta contra patógenos por las bacterias del género Pseudomonas.

Nuevos descubrimientos en el suelo

A medida que se desarrollan nuevas técnicas de estudio de la microbiota del suelo, surgen nuevos descubrimientos sobre la diversidad y el papel de los microorganismos en el suelo. Por ejemplo, se han detectado nuevas especies de bacterias del género Streptomyces que producen compuestos antibióticos, con potencial para el control de enfermedades infecciosas. También se han identificado nuevas cepas de bacterias que pueden degradar contaminantes ambientales, como el polietileno.

Otro descubrimiento reciente ha sido la identificación de comunidades microbianas del suelo asociadas a la resistencia de las plantas a las cambiantes condiciones climáticas. Se ha encontrado que las plantas que crecen en comunidades microbianas más diversas son más resistentes a la sequía y a las altas temperaturas.

Conclusiones

La comunidad microbiana del suelo es fundamental para el funcionamiento de los ecosistemas terrestres, ya que realiza funciones importantes como la mineralización de los nutrientes y la degradación de contaminantes. A medida que se desarrollan nuevas técnicas de estudio de la microbiota del suelo, se descubren nuevas especies de microorganismos con potencial para la producción de enzimas, biocombustibles y otros productos industriales. Además, los microorganismos del suelo pueden tener un papel importante en la resistencia de las plantas a las cambiantes condiciones climáticas. Es importante seguir investigando y descubriendo nuevas especies y funciones de los microorganismos del suelo, para un mejor entendimiento de la microbiología del suelo y su importancia para la sostenibilidad y el bienestar antrópico.