microbio.es.

microbio.es.

Inmunidad en la tercera edad: cómo el envejecimiento afecta al sistema defensivo del cuerpo

Introducción

Con el envejecimiento, el cuerpo experimenta cambios significativos que pueden afectar a su sistema inmunológico. Esto hace que las personas mayores sean más susceptibles a enfermedades infecciosas y menos capaces de combatirlas. En este artículo, analizaremos los cambios que ocurren en el sistema inmunológico durante el envejecimiento y cómo afectan a la inmunidad de los ancianos.

¿Qué es el sistema inmunológico?

El sistema inmunológico es un complejo conjunto de mecanismos que trabajan juntos para proteger el cuerpo contra los patógenos, como bacterias, virus y hongos. El sistema inmunitario es responsable de identificar y eliminar las células anormales del cuerpo, incluyendo las células cancerosas. Además, también participa en la curación de las heridas y en la reparación de los tejidos dañados.

Existen dos tipos de inmunidad: la inmunidad innata y la inmunidad adquirida. La inmunidad innata es el primer nivel de defensa del cuerpo contra los patógenos. Incluye barreras físicas como la piel y las mucosas, así como células especializadas como los neutrófilos y las células natural killer. La inmunidad adquirida, por su parte, es específica para cada patógeno y se desarrolla después de que el cuerpo haya estado expuesto a ellos. Incluye células como los linfocitos, que son capaces de reconocer y combatir patógenos específicos.

Cambios en el sistema inmunológico durante el envejecimiento

A medida que envejecemos, el sistema inmunológico también experimenta cambios significativos. Estos cambios se producen en varios niveles, desde las células individuales hasta las respuestas inmunitarias globales. A continuación, se describen algunos de los cambios más importantes que ocurren en el sistema inmunológico durante el envejecimiento.

Cambio en el recuento de células inmunitarias

A medida que envejecemos, el número de células inmunitarias en nuestro cuerpo disminuye. Esto se debe a una combinación de factores, como la apoptosis (muerte celular programada) y la disminución de la capacidad de las células madre para generar nuevas células inmunitarias. En concreto, se produce una disminución en el número de linfocitos T y B, así como un aumento en el número de células T y B maduras.

Cambio en la función de las células inmunitarias

Además de la disminución en el número de células inmunitarias, también se producen cambios en su función y capacidad de respuesta. Durante el envejecimiento, las células inmunitarias se vuelven menos eficientes en la identificación y eliminación de patógenos. Esto se debe a una combinación de factores, como la disminución en la producción de citocinas (proteínas que regulan la respuesta inmune) y la disminución en el número de receptores de células inmunitarias.

Cambio en la producción de anticuerpos

La producción de anticuerpos es esencial para la eliminación de patógenos específicos. A medida que envejecemos, la producción de anticuerpos también disminuye. Esto se debe a una combinación de factores, como la disminución en la capacidad de los linfocitos B para diferenciarse en células productoras de anticuerpos y la disminución en la producción de citocinas que estimulan la producción de anticuerpos.

Cambio en la memoria inmunológica

La memoria inmunológica es la capacidad del sistema inmunológico para recordar una exposición anterior a un patógeno específico. Esto permite que el sistema inmunológico monte una respuesta más rápida y efectiva en caso de una exposición futura. Durante el envejecimiento, la memoria inmunológica también disminuye. Esto se debe a una disminución en la diversidad y la función de los linfocitos de memoria, así como a la disminución en la producción de citocinas que estimulan la memoria inmunológica.

Inflamación crónica

La inflamación es una respuesta normal del cuerpo a los patógenos y otras lesiones. Sin embargo, durante el envejecimiento, también se produce un aumento en la inflamación crónica de bajo grado que puede dañar los tejidos y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas como la enfermedad cardiovascular y la diabetes. Esta inflamación crónica también puede contribuir a la disminución de la inmunidad en los ancianos.

Consecuencias de los cambios en el sistema inmunológico de los ancianos

Los cambios que ocurren en el sistema inmunológico durante el envejecimiento pueden tener graves consecuencias para la salud de los ancianos. En particular, los ancianos son más susceptibles a enfermedades infecciosas como la gripe, la neumonía y el herpes zóster. Además, también son más propensos a sufrir complicaciones graves de estas enfermedades. Por ejemplo, la neumonía puede provocar hospitalización y aumentar el riesgo de muerte en los ancianos. La disminución de la inmunidad también aumenta el riesgo de cáncer y enfermedades autoinmunitarias en los ancianos.

Medidas para mejorar la inmunidad en los ancianos

Aunque los cambios en el sistema inmunológico durante el envejecimiento son inevitables, existen medidas que pueden ayudar a mejorar la inmunidad de los ancianos. Algunas de estas medidas incluyen:

  • Mantener una dieta equilibrada y nutritiva: Una dieta equilibrada y nutritiva puede ayudar a proporcionar los nutrientes que el cuerpo necesita para mantener un sistema inmunológico saludable.
  • Mantenerse activo físicamente: El ejercicio regular puede mejorar la función del sistema inmunológico en los ancianos.
  • Mantener una buena higiene: Lavarse las manos regularmente y mantener un buen cuidado personal puede reducir el riesgo de infecciones.
  • Vacunarse: Las vacunas son esenciales para prevenir enfermedades infecciosas en los ancianos. Algunas vacunas recomendadas para los ancianos incluyen la vacuna contra la gripe y la vacuna del neumococo.

Conclusión

A medida que envejecemos, nuestro sistema inmunológico experimenta cambios significativos que pueden afectar a nuestra capacidad de combatir enfermedades e infecciones. Los ancianos son especialmente vulnerables a enfermedades infecciosas debido a la disminución de la inmunidad. Sin embargo, existen medidas que pueden ayudar a mejorar la inmunidad de los ancianos, como mantener una dieta equilibrada, hacer ejercicio regularmente, mantener una buena higiene y vacunarse. Es importante que los cuidadores y la comunidad en general se informen sobre estos cambios en el sistema inmunológico de los ancianos y tomen medidas para proteger su salud.